miércoles, 9 de diciembre de 2009

Puntos de partida

Un aroma a canela asciende suave y le enreda el pelo. Es hora de limpiar las migas que quedan en la cama, estirar los brazos, recibir al sol en el temporal de un día lleno de señuelos que esquivar. Cada tarde fría es un enjambre de abismos, un encuentro con todo aquello que alguna vez hubo de ser temido.
Pero no. Las manos entre la ropa, entre los platos que lavar, entre los juegos que se inventa al esquivar las rayas de las baldosas, las manos en los ojos, la boca cerrada, la mudez con que descansa después de las fiestas.
Asuntos que improvisar. Ya nada es seguro y el sonido a viento también es un engaño y la nieve por correo es una nota suicida y dulce y las bocas que se ríen en los bares de siempre son enigmas, laberintos, trampas a los escrúpulos.
Pero sonreír, de señal a señal, en un silencio que se parece tanto a la felicidad. Distinguir, con claridad y torpeza, entre la antigua dicha de la piel y esta novedad de sonidos sin contacto.

...en un rincón de mi salvapantallas

10 comentarios:

Joaquin dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
miss.smile dijo...

Este sería el principio perfecto pasra una gran novela! :)
Un beso.

JuanT dijo...

Parecen las imágenes mezcladas de una niña, una joven, y una madre.

No digo que sea lo que quisiste escribir, parece nomás...

eMiLiA dijo...

Ya lo dijo Benedetti y lo parafraseo: sonreír y quizá el mundo sonría con uno!

Un abrazo!!

:)

Pata Amour dijo...

"Pero sonreír, de señal a señal, en un silencio que se parece tanto a la felicidad."


Lo destaco porque sí que funciona!!

Agrego algo yo tmb:
sonreir es contagioso, infectá al mundo!.

Chuc dijo...

Hola, mi nombre es Chuc Mc. Clure, tal vez me recuerden por truchoemprendimientos del estilo " inserte links en su blog y le pago con 1/2 limón-lima para hacer caipirinha " o " ignoro un bello post para escribir zarazazadas y pone una palabra clave, guguel ".

Pero no estoy aquí por negocios, sino que huele a canela y es imposible resistirse.

Así imantado por la venus de los árboles aromatizantes y la dulce verborragia aquí reflejada, uno no puede más que sonreir.

Por los puntos de partida!

Salut.

Eclipse dijo...

sí!!!
sonreír es contagioso y si se sonríe de a más de uno, mejor!!
sonriamos ahora mientras podemos, mientras puedo, mientras todo indica que no hay razones para no hacerlo, mientras haya quienes me tomen de la mano y quieran sonreír conmigo.
somos puntos de partida, y a hacerse cargo!

Jules dijo...

:)

un gusto leerte Eclipse.
(igual es tanto lo que hay en este espacio que no sé si podré leerlo todo, en fin)
un beso.

Pata Amour dijo...

Eclipse:

E.D. es Eduardo Galeano, estos meses me he copado mucho con él, y cuando lo leo me pasa más o menos lo que me escribiste, me dan ganas de hacerselo leer a alguien más.

Puntos de partida lo escribiste vos?

*GEORGINA* dijo...

que bonita descripción...
:)
abrazo