viernes, 4 de diciembre de 2009

Eco


El frío se escapa y sin embargo el té. Siempre.
Tacitas con té de menta auguran planes y un viento suave que haga volar la espuma de otros...
Y así quedamos, frágiles en el contacto con mareas de celofán y piedras, desarmándonos las ropas entre los días de un mes que recién comienza pero tiene olor a guardado.
El disparo de largada parece haber tenido un eco como el que señala Cortázar en "Para escuchar con audífonos", ese que antecede a cada pieza cuando se escucha con audífonos y tiene una explicación técnica pero que Julio se niega a creer y cuya consecuencia ve monstruosa.
Se siente el eco de ese disparo de largada segundos antes de que exista, la ansiedad y el milago de más de un día con sol lo traen a rastras y lo clavan en alguna pared cual retrato valioso.
Será cuestión de entrenarse, de entregarse, de armar valijas y cuadernitos de hojas limpias.
Será cuestión de sonreír y hacer sonreír, de gastar con hambre cada minuto, de facilitarle las cosas al azar.
Y así quedamos, amaneciendo en tardes de cosquillas, abrigándonos tras nombres falsos, repitiéndonos las cosas como si cada vez fuera la primera.
Eco, es el eco... (antes o después) pero el eco...



"ocupando de a poco el espacio de mi abrazo hueco"


9 comentarios:

eMiLiA dijo...

Creo que un hilo sutil une a los seres humanos y de eso me convenzo cada vez más cuando visito blogs que son sencillamente adorables.

Vos mencionás un texto de Cortázar y yo lo hice allá por septiembre...
Vos ponés la música y la palabra de Drexler y como en un acto de magia hace su aparición en mi reproductor.

Me gusta mucho que estas cosas sucedan.

Un abrazo y espero volver pronto!

Verònica dijo...

Caro. Esto es bellisimo, hoy tengo ìnfimo mi tiempo, poquito quiero decir, no se si es la palabra adecuada, ahora me entran dudas, ja... cosas que pasan. Pero voy a lo siguiente, es muy muy muy lindo lo que escribiste y vale la pena volver sobre ello, por eso voy a estar visitando esta entrada de nuevo.

Por otro lado, en realidad venia a preguntarte si el miercoles a las 20 en cualquier barcito ciudadano te parece ponerle fin a la prolongada espera para el encuentro!

Ja, espero respuesta, ando sin sms... tecnologia.. uffff..

Abrazo,

Vero.

Arkadia dijo...

Este post es poesía y filosofía y... tantas cosas que ni sé. Es para leer mil veces.

A mí también me parece fascinante esto de los reencuentros, de reconocer personas, de vivir casualidades.

Un abrazo grande. Leo a Auster. Lo prometo.

La sonrisa de Hiperión dijo...

"Será cuestión de sonreír y hacer sonreír, de gastar con hambre cada minuto, de facilitarle las cosas al azar."


Me encantó tu post, un placer haber pasado por tu espacio y disfrutar de tu blog.

Saludos y un abrazo.

Reensi Lencio dijo...

sencillamente adorables son siempre los posteos de Eclipse y pienso que sería genial conocerla personalmente

jordim dijo...

buena filosofía poetica..

zonapoema dijo...

hola eclipse, qué lindo el cambio en el blog.
he pasado un tiempo sin venir (confieso!) y vine para decirte que
está el perro en zonapoema.
saludos.

Chuc dijo...

Y si el eco de largada se oye mucho mucho antes de la largada misma. ¿Qué significará?

¿Es la ansiedad la que dibuja el futuro trayecto?

Es verdad, será cuestión de entregarse.

Como quienes leímos este texto.

Otra vez a viajar al olvido... dijo...

que vien que se escribe del otro lado del charco...