miércoles, 23 de diciembre de 2009

Puntos de partida IV

La tardes cargan con el peso de mi ansiedad, con los papeles vueltos cristal de mis libros, con mis manos que no paran quietas, con mis ojos abriéndose y cerrándose tras cada día sin querer hacerlo más.
El verano viene cargado de promesas y me espera en el viento, al sur, en las mentiras piadosas y las calles goteando la efervescencia cruel de las nostalgias.
Como diapositivas, la ansiedad nos juega sucio y muestra imágenes que aún no son. Temer a las despedidas antes de las llegadas, reclamar un pedazo de cielo que aún no fue nuestro, beber el rocío que aún no cayó en esa calle oscura que jamás he conocido.
De nuevo el eco anticipado del disparo de largada.
La certeza, con gusto a té, de ser puntos de partida.




Post numero 200 en esta víspera de Navidad cargada de corazones acelerados y ganas de que se termine el año. Felices fiestas a todos. Probablemente vuelva a escribir antes de que acabe el 2009, pero por las dudas dejo mis saludos a todos los que pasean cada tanto por acá, me leen, me comentan o simplemente quedan en el silencio (son importantes para mí también).
Lejos de un saludo sentimentaloide, quisiera proponer brindis binarios por aquí y por allá, abrazos cargados de ceros y unos, regalos envueltos en links. Y ya me callo, porque se volvió un saludo más extenso que el post y lo va a dejar en segundo plano.

5 comentarios:

eMiLiA dijo...

Me gusta mucho cómo escribís. Cada vez más...

Recién despierto de mi siesta que lejos de revitalizarme me ha dejado más atontada y malhumorada que lo usual, pero te leo y leo tus saludos y se me dibuja una sonrisa.

A mi también me gustó mucho encontrar este lugar.

Iba a citarte pero al releer debería citar todo y no tiene gracia, jaja.

Felices fiestas para vos también!

:)

El poeta invisible dijo...

Espero que haya pasado una feliz noche buena, estimada coeditora. Es cierto que este verano promete grande cosas, me han hablado de una importante revista que quizás saque un número especial de verano.
Sigo envidiando tu prosa poética.

La sonrisa de Hiperión dijo...

Yo morí el día que empecé a caminar, no tengo punto de partida ni de fin de trayecto...

Saludos y un abrazo.

Jose Ramon Santana Vazquez dijo...

...traigo
sangre
de
la
tarde
herida
en
la
mano
y
una
vela
de
mi
corazón
para
invitarte
y
darte
este
alma
que
viene
para
compartir
contigo
tu
bello
blog
con
un
ramillete
de
oro
y
claveles
dentro...


desde mis
HORAS ROTAS
Y AULA DE PAZ


TE SIGO TU BLOG




CON saludos de la luna al
reflejarse en el mar de la
poesía...


AFECTUOSAMENTE
CONNOTACIONES

DESEANDOOS UNAS FIESTAS ENTRAÑABLES DE NAVIDAD 2009 ESPERO OS AGRADE EL POST POETIZADO DE CREPUSCULO.

José
ramón...

Anna O. dijo...

;)
te
pegó
la
navidad.