domingo, 13 de diciembre de 2009

Puntos de partida II

Ponele que me tiré en el pasto, me descalcé y dije eso, como conclusión a todas las palabras que había soltado sin lograr que juntas significaran demasiado. "Somos puntos de partida", dije, acariciando el pasto con los dedos desnudos. Y eso es todo lo que importa ahora, el cero a partir de acá, las ganas de ser tanto después de este cero, una marca, un mojón, una oportunidad que se llena de grillitos alegres.
Ponele que fue en un día de mucho sol, después de leer en voz alta un par de capítulos de ese libro. Vos también hablaste, dijiste "gracias por venir".
Y ponele, imaginate, que el silencio que siguió a tus palabras de espuma, al fin, tuvo ojos.

7 comentarios:

Paula Einöder dijo...

"el silencio que siguió a tus palabras de espuma, al fin, tuvo ojos." muy lindo chica eclipse!!
siga así!! beso.

El poeta invisible dijo...

:) Nunca entendí si vas variando tus trastornos o son siempre iguales. Somos puntos de llegada también.

eMiLiA dijo...

¡Qué bonitos son los días con grillitos alegres musicalizando de fondo!

Un abrazo!!

:)

Hay que tomarse la sopita dijo...

muy linda la prosa, cuantas veces decimos de acá en adelante empezar de cero reconstruir todo de nuevo, a veces funciona a veces no como todo en al vida

saludois

Daniel Buschiazzo Nuttes dijo...

bello.

Dolores Eidán dijo...

Ponele que estoy alejada de acá,
y que volví (como siempre, cita obligada) y me encontré con tus palabras que ahora encuentro cercanas, y no puedo más que alabar tu conclusión.
Extrañaba tus frases certeras.

Eclipse dijo...

gracias paula, sopa, emilia, todos...

mi querido co-editor, no entiendo eso de mis trastornos... qué trastornos? yo soy polifacética, ciclotímica o como sea. si estoy trastornada, no sé. pero siemrpe puedo hablar de algo distinto, de todo. o de nada. vaya a saber.

queridísima dolores. un gustazo tenerla cerca aún. arrimesé y nos tomamos un café pronto.