martes, 23 de marzo de 2010

Visita

"cabelo embaraça
bate no portão
espalha a fumaça
varre a plantação"

Arnaldo Antunes - Do vento

Me encanta su acento, su mezcla de cosas en la boca, su manera de poner énfasis en las vocales equivocadas y hablar un lunfardo ajeno.
Me encanta su risa sonora, bien fuerte, porque no puedo evitar contagiarme y llenarme de una descarga eléctrica que me hace bien.
Recuerdo cuando empezaba a hablar español, apenas la conocía y decía algo como "okí", que no tardó ni dos segundos en pegarse a mi hablar cotidiano por unos cuantos días.
Me encanta que cada vez que nos vemos... es como si hiciera un par de días que no hablamos, que cada charla tiene algo renovador y profundo, así hablemos de lo más banal que exista.
Me encanta que siempre vista de verde.
Me encanta cuando baila, cuando bailamos juntas; me gusta que todos sus movimientos sean como un baile.
Me gusta cuando me hace sentir querida, estimada, apreciada, con cada gesto que tiene... pero ella pareciera ni darse cuenta.
Me encanta porque es de una inteligencia fresca y humilde, porque siempre tiene un desenfado que es el mejor de los optimismos.
Me encanta su deseuropeización instantánea.
Cuando se emociona con algo... tiene cierto gesto con la boca y los ojos, que me da mucha gracia. Colecciono gestos de la gente. Ese es el suyo que más conservo en mi memoria.
Admiro su determinación, su independencia, su capacidad de reírse de sí misma. Me gusta reírme con ella de lo malas que somos cocinando, de nuestras abuelas, de las diferencias idiomáticas.
(y ahora está aprendiendo portugués!)
Pelo revuelto, golpea la puerta...
Y el corazón se llenó de risas por un fin de semana.

5 comentarios:

eMiLiA dijo...

¡¡Qué lindo!!

Me encantó esa enumeración que hiciste lo que resalta tu destreza para el detalle.

Un abrazo!

Julián dijo...

"Cada corazón que envía delicadas profanaciones al alma, en forma de burbujas de azúcar, viento y tripanosomas, nos deja los poros alechugados por toda la eternidad." Anaximandro

Emma dijo...

El idioma inventado por tener otra lengua me hizo acordar a mi hermano, que en realidad no es mi hermano, sino un holandés de 2.05 mts. que llegó a Uruguay sin hablar español.

Pablo Nuñez dijo...

La conozco de vista y por tus cuentos y ahora la conozco un poco más sin conocerla aún. beso

yo mismo dijo...

qué hermoso. qué bien que te gusten tantas cosas y que nos hables así de ella.

coleccionas gestos... eso es tan sensible... tan de mirar con ojos avispados, que se sorprenden... me encanta.

un beso.