miércoles, 31 de marzo de 2010

Una sola vida

[y aquí termina la segunda serie de recomendaciones, ya cumplí con G. y con Lluvia canina]

"Encontrar
Poder encontrar
Todas as coisas que eu não soube dar
Saber amar
Perdoar
Saber perdoar
Há tanto tempo que eu queria mudar
Queria voltar
Aceitar
Deixar que o tempo te faça voltar
Saber esperar"


A casa - Adriana Calcanhoto


...Pero yo no sé esperar. Alguna vez te dije eso mientras nos consumían las ganas de concretar todos los planes que forjamos a las apuradas, de manera casi suicida, mientras un vértigo exquisito nos empapaba el alma.
Ahora que leo ciertas cosas, recuerdo lo que decía tiempo atrás y quiero meterme en todas esas historias que no me pertenecen, porque es cierto, yo no sé esperar.

A veces creo que pido mucho, a veces... demasiado poco: que te acuerdes de la dedicatoria de un libro, que sepas que adoro las palabras esdrújulas, el té de menta y los pic nics. Que sea siempre domingo, madrugada lluviosa y que en la oscuridad de una habitación templada artificialmente, pueda cambiar mi respuesta.

Cada vez más, los días se convierten en un constante "qué hubiera pasado sí..."
Pero "es una sola vida", como dice el personaje de Darín en El secreto de sus ojos. Pasado, presente y futuro son parte de lo mismo. Y yo que no sé esperar...

9 comentarios:

eMiLiA dijo...

Me gustó ese juego entre "yo no sé esperar" y "yo no sé qué esperar"

Lamentablemente yo espero. Siempre lo hice. Y espero también que pueda dejar algún día de esperar.

Un abrazo

Terapia de piso dijo...

Yo tampoco sé. Y no sé si quiero aprender.

Saludos.

José Roberto Coppola

Estrella dijo...

"Que sepas que adoro las palabras esdrújulas": encantador rasgo, debo decirte.

Pedimos mucho, a veces poco. Yo no lo sé. Lo que sí sé es que así es el juego, y yo quiero seguir jugando.

Qué hubiera pasado si... y siguen siempre los puntos suspensivos.
Saludos!

Emerre dijo...

Ay!
Las palabras esdrújulas, el té de menta y los picnics!

Hermosísimo.

Dolores Eidán dijo...

Te gustaría escuchar algo de música africana?
Entretenete con Mahlathini & Mahotella Queens...

A ver qué sale de ahí muchacha...

Un abrazo!

El poeta invisible dijo...

Es que nos enseñan tantas boludeces en los veinte mil cursos que hacemos, pero nadie nos enseña a esperar.

Luscinia Megarhynchos dijo...

A los ruiseñores nos encantan el Té de menta y las dedicatorias de libros. Y Adriana Calcanhoto también. Todavía no aprendimos a esperar del todo pero estamos un poco mejor que ayer, un poquito menos que mal. Creo que Eclipse es una Ruiseñora

ÓNIX dijo...

También yo adoro las palabras esdrújulas...

por lo visto tenemos más de una cosa en común, por mi parte debo reconocer que el secreto de sus ojos... me encantó...

Lo importante es disfrutar de la vida, de cada episodio segun se presente...

Mis saludos chica connotada...

yo mismo dijo...

es una sola vida... no hay espacio para los condicionales. el otro día leí en algún sitio que las decisiones que tomas y las cosas que pasan, suceden porque no podrían ser de otra manera. porque no hay posibilidad de que ocurran de otra forma... y al final sólo podríamos haber tomado esa decisión, ninguna otra...

¿sabes? los versos en portugués tienen una cadencia extraña... me gusta. tendré que apuntarme algunas canciones bellas :) un beso.