domingo, 20 de marzo de 2011

No esperes

no esperes caballos blancos
para el verano
ni esperes regalos envueltos en papeles de colores / no esperes / no crezcas
no te mudes de voz, de sonrisa, de encierro.
no esperes caballos blancos a la orilla del mar
no esperes espuma verde
no esperes que crezca la sal para darte de comer.
no esperes.
no te vistas de afuera / de tanto / de insomnio.
no vuelvas
los caballos blancos / se mueren

8 comentarios:

Anna O. dijo...

epa!
me gustó! el cambió de escenario y de letras. no sé porqué últimamente todo me recuerda a "no te salves" de benedetti.




no (des)esperes.

g. dijo...

No esperes comentarios,
en otoño;
ni esperes un mimo corroído en palabras de sal,
no esperes una palabra estéril,
no esperes comentarios,
no esperes guiños
o mensajes.
No esperes nada,
aunque esto es un comentario
que no esperabas.

eMiLiA dijo...

¿Y qué se hace con este síndrome de Penélope? ¿Y con este gusto a disgusto? ¿Y esta silla incómoda?

Bonito rostro nuevo.

:)

David C. dijo...

Ahi voy entonces.

Eclipse dijo...

oh, g.!!!
claro que no lo esperaba... es el mejor comentario que he recibido en mucho tiempo! qué lindo!

Alejo Zimmer dijo...

Que juego de palabras, todo se mezcla y sin esperarlo, nada muere en los potros que empujan tus versos hasta la sonrisa que me has aportado...
Saludos,

Alejo

emiliano dijo...

"no te vistas de afuera / de tanto / de insomnio."

!!!

Prudencio Hernández Jr dijo...

todo no encierra un si latente
sí espera caballos negros
para el invierno
sí llora la vida inconclusa..muerta
sí rie con tu presente
entre dientes..
Saludos desde el sur