viernes, 11 de marzo de 2011

Conformismo

Tanto haber creído en las sumas y en las restas, en los resultados infalibles de ecuaciones aprendidas de memoria, para que un día se cansen todas de hacernos caso y vivir ya no nos parezca la ciencia exacta de errar.
No tiene por qué suceder la gran cosa, ni cambiarse por siempre nuestra suerte. Tal vez sólo se muevan de sitio los puntos y aparte, las encrucijadas se desperecen o la calesita en la cabeza de las personas se deje de tanta vuelta.
Habrá, en cualqueir caso, una fiesta privada, una celebración íntima. Aunque sea nomás la sonrisa secreta frente a un espejo, el recuerdo de ese mismo olor a sal en un peor verano.
Alguien vendrá pero sólo de visita.
Los planes serán sólo planes y no proyectos concretables.
Y las fórmulas se seguirán acumulando en, cada tanto, destellos de luz imaginaria.

4 comentarios:

g. dijo...

¿Cuánto da x?

eMiLiA dijo...

Por eso desconfío de la matemática.

Un abrazo!

Pablo Sansone dijo...

¿Qué se inventa primero, el delito o la coartada?

Veo que te gusta Strand. Ya lo debés conocer, pero por las dudas...
http://zaidenwerg.blogspot.com/

Es el mejor traductor de poesía anglosajona que conozco.

emiliano dijo...

!