viernes, 5 de febrero de 2010

Realizing

Darse cuenta
encontrando el teléfono entre la ropa
en el piso
darse cuenta de las olas
que multiplicaron un abrazo
y pusieron palabras
donde debiera reinar el silencio.
Darse cuenta
en la hora justa
pero tarde
luego de haber comido espectros
y manzanas.
Darse cuenta
por la mañana
cuando todo es muy temprano
incluso el sol
entre los huesos
y ese sudor ajeno en la mirada.

3 comentarios:

yo mismo dijo...

lindo... hermoso... y buscar internet en cualquier resquicio y venir aquí... no sé qué es lo que pasa pero este es el momento exacto, la hora idónea... me encantó.

Estonetes dijo...

Muy bonito, prefiero las manzanas que los espectros, aunque todo tiene su momento.

Anna O. dijo...

darse cuenta a destiempo ...demasiado tarde , boloh !