lunes, 1 de febrero de 2010

La ola que despeinaba las ganas

sin saber cómo nace, si del agua o del viento, o de alguna corriente subterránea, así, sin saber de dónde viene, tan humana (o más) es la ola.

ser estratagema absurdo, pieza de rompecabezas del mundo, un asunto de ganar o perder estrellitas de madera en las alfombras.

era para histeriquear en los vidrios, al sur de la calle, de todas las calles, o de algún empedrado amarillo que recorriéramos empinados y sin tocarnos apenas las manos.

como cuando nos abriga la espuma, dijo, calló también (que es una forma de decir), mientras se arrastraba hacia la orilla, con su panza marrón envolviendo dos o tres cabezas que nada sabían de su futura espuma, de las gárgolas de arena en sus sueños.

ser anterior al trueno, besar la noche junto a la luna cúnea, amagar felicidad y tiempo, un sonido que otros buscarán en un caparazón inexistente.

cuando los pies asienten con dedos mojados, cuando se absorben kilómetros perdiendo la cuenta, cuando son cuatro los tobillos que agujerean tiernamente la orilla, cuando un manojo de tardes es nomás una única e irrepetible caminata infinita hacia la nada, entrecerrando los ojos en esa arena íntimamente fina. cuando volvemos, hacia el oeste, cuando es hora y atardecer sin gusto y adiós y nada.

la ola advertía un peligro.
el mar amanecía demasiado espléndido para una ola común. la ola masajeaba sus profundidades, aletargaba sus manos de corales olvidados, de cascos de barco, sabiendo su destino fatal en una playa. aparecía de repente entre dos cuerpos para despeinar las ganas.

8 comentarios:

sOlcharzz* dijo...

hey linda! es un amigo, un amigo de muy lejos, por el que alguna vez sentí (siento) atracción.. y ahora.. le apareció otra argentina, y eso.. eso no me gustó.. :(

eMiLiA dijo...

Wow, hermoso.

Vi como cada una de las palabras se iban moldeando en imágenes.

Me gustó mucho.

Ganas de playa, de mar, de arena y ¿por qué no? de esa ola.

Un abrazo!

loca sin definición! dijo...

soy yo.. (solcharzz), pero renovada.. me temo que no me llegó tu respuesta ): -...

loca sin definición! dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
La herida de Paris dijo...

"Sentado en la terraza
mirando el mar
comprendo como es la soledad"

Dice una canción de Spinetta.

Las olas son realmente muy humanas y ayudan a comprender la vida. Hace 5 dias las dejé y ya las extraño.
Saludos

yo mismo dijo...

vaya, me has dejado sin palabras. cómo echaba de menos ese talento. ahora estoy sin internet, olvidando cómo se navega... qué hacer, cosas de mudanzas.

justo acabo de llegar a españa de tu lado del atlántico... justo acabo de regresar de la luz, el sol, el mar... y esto que escribiste me supo a ganas de volver.

un beso, amiga. siento las ausencias...

Estrella dijo...

Hay dos cosas que siempre pienso cuando estoy frente al mar:

"el mar, el siempre mar estaba y era", de Borges.

Y el más infantil:
"... y me espera para bailar muerta de risa la espuma del mar", de María E. Walsh.

Sumo ahora las soledades de Spinetta y el ser anterior al trueno de Eclpise, más la espuma que abriga y la ola que siempre despeina.

Anna O. dijo...

sin saber de dónde viene. y ahí me frené. sin saber de dónde viene , pero que viene , poder notarlo sin saber qué lo generó. (si , no paro de sacar las cosas de contexto y sigo con lo mismo)(basta!)
que manera enreverada.mente hermosa que tenes de describir las cosas , en lenguaje neurótico , lo llamo yo cuando escribo así , disfrazando palabras para no dejarlas al desnudo y de paso que queden bonitas , invistiendo en nuestro propio idioma.