domingo, 28 de febrero de 2010

Tormenta

.


Quizás todo... tenga un olor dulce. Como a tormenta. Una que no vino, pero está ahí.
Y quizás todo, de repente, se mezcle entre la lluvia y mis manos, en una canción insoportable.
Al fin.



6 comentarios:

El poeta invisible dijo...

Tiene algo de liberador el olor a tormenta, como una antigua tensión que finalmente se resuelve. Quizás seamos entonces todos un poco más libres.

Estrella dijo...

Me voy con ganas de oler la tormenta (pero que sea pasajera, por favor).
Saludos!

eMiLiA dijo...

Me gusta el olor a tormenta, a fuerza que arrasa y que, a veces, limpia.

Muy buena la foto.

Un abrazo!

ÓNIX dijo...

Yo le tengo temor a los relámpagos, sin embargo amo la lluvia, me encanta limpiarme con ella...


Y mi pais requiere urgentemente de ella...

Besoss...

el baterista que escribe dijo...

una cancion insoportable

pfff que bueno eso
esas son las que se pegan como chicle al corazon.. no ? las que tienen un loop eterno en su vientre.. las insoportables que no podemos abandonar




la tormenta..el olor..
vos sabias que el verdadero olor a lluvia es ozono, no ? jaja

un besote caro

Eli Portela dijo...

Estoy amando tu blog :) bellas palabras, impresionante la suavidad y perfección con la que las acomodás, una detrás de la otra...