lunes, 15 de febrero de 2010

Bipolar


Días de lluvia con paraguas de sonrisas / frío entre los huesos a pesar del calor ambiental.
Aroma a vainilla, a té, a niños frescos, gusanitos de recuerdos alegres / horas de música depresiva.
El trabajo consumado / las pocas horas de sueño.
La autosuficiencia, la frente en alto, el yomebasto / la soledad, el miedo, el paraíso perdido.
Las risas de recuerdos cercanos, momentos que pueden durar una eternidad / el recuerdo de esa ternura desterrada de mis días.
La cabeza contra una almohada suave, la proximidad del descanso. / el reloj que no para, que traiciona, que exige.

Así, tan particularmente contradictoria. Somos contradicciones, ramas colgando de árboles secos, anzuelos oxidados, puntos de partida, seguridades de arena, castillitos de naipes, ángeles en la nieve... tantos nombres con los que a través del tiempo nos disfrazamos. Soy todo eso que fui a través del tiempo, cada disfraz que me hizo sonreír por un rato y sin embargo... solo eso, disfraz, pantomima, envase.

El sol se asoma tras las nubes, el viento se lleva la tormenta. "Happyness", pienso. Y estiro los pies hasta el sol.

9 comentarios:

eMiLiA dijo...

Cierto, eso somos. Contradicciones andantes.

Un abrazo!

Xaj dijo...

Somos todo eso, si. Esa espiral de sentimientos, serpenteando por el barrio, que siempre sabe que detrás de la lengua de cemento y el alambre enredado, hay una vía de tren que nos lleva a la estación que tenemos que llegar.

Saluditos Eclip.

Gonzalo dijo...

"¿Me contradigo?, muy bien, ¡pues me contradigo! Contengo multitudes", que decía Walt Whitman

Dolores Eidán dijo...

He vuelto muchacha.
Para seguirte leyendo, para seguirnos encontrando en este mundo cibernético, para volver a prometer el encuentro en el mundo rea, real?.

Un abrazo enorme.

Emma dijo...

Sí, somos SÍ y NO mezclados en un solo cuerpo, con un hemisferio izquierdo peleando al derecho todo el tiempo (y al revés)

despojada dijo...

el dios jano.. con su cara hacia adelante y su cara hacia atrás... genera tan buenos textos como el tuyo
cariños

Felipe dijo...

Aroma a vainilla, a té y a recuerdos, ¡como me gusta!

Ayer, hoy, hace un minuto, cambios de repente que son parte de nosotros, yo estoy contento con mi bipolaridad.

Un saludo: el bolu

Pou dijo...

no hay que temerle a las contradicciones. acordate que nuestra existencia es trágica...
pero al menos me conformo con que buscamos trágicamente la perfección.

o borrá todo lo que dije antes...!
beso ranita salta charcos de rio lodosoo

Luscinia Megarhynchos dijo...

bipolar,
identidad,
dos,
tres,
cien mujeres en una.
soy yo, vos, esa y aquella.
somos mamushcas.
una,
y la abris y hay otra, y otra, y otra, y otra....
regresión al infinito.