viernes, 5 de junio de 2009

Llenar los espacios

Ahora es solo niebla sacada a tientas de un cajón.
Niebla cristalina que busco materializar desde un sonido, desde esta espera en vano que con los años se fue quedando en otras cosas: el amor a Pink Floyd, cada foto en blanco y negro que pudo ser captada por su obturador, esos versos Dada que siempre tienen su olor y sus síntomas, la boca de un hombre casual que tenía demasiado de la suya, su nombre tan vulgar que se repite devolviéndome rostros muy distintos... y todo lo dispar entre el recuerdo y la construcción, el hecho de que constantemente se confundan.
Muchos han sospechado una relación más allá de la amistad, por mi parte, con El Loco. Nunca lo fue ni lo será, aunque podría reconocerse algo de obsesión. Una obsesión que va más por el personaje que creé para llenar los espacios y las cosas que nunca pude explicar, que por lo que fue El Loco persona en aquellos tiempos de meriendas y huidas, en aquellos tiempos de despojo de una adolescencia malograda.
Cada tanto vuelven las preguntas acerca de su paradero. Ya no encuentro a nadie interesado en darme o seguir sus pistas. De nuevo me cuestiono qué parte de todo realmente fue, qué parte la hicimos, qué parte de todo aquello fui yo.
Hoy releí la primera entrada de este blog. Entrada para El Loco, sobre El Loco, desde la perspectiva de un personaje sobre el que tenía privilegios, que me dejaba, como a nadie, entrar de a poco en su universo de excentricidades y hacía notorio su cariño exponiéndose de a poco, demostrando que costaba, pero que las ganas... y que le importaba un carajo el resto.
Y nunca, nunca pude entender nada. Y quizás por eso me obsesioné. Y quizás por eso la obsesión fue mutando en construcción, fue difuminando los límites de lo real y lo ficticio, lo que hubiera querido, lo que imaginé, lo que completé de los blancos.
Cada tanto algo me devuelve a los meses de El Loco. Y ya no puedo hacer promesas de que será la última vez.

(y sí... yo alguna vez la rulée con el pelo largo y otros lentes. la costumbre de salir patética en las fotos no la he perdido)

8 comentarios:

Verònica dijo...

Bueno.. nena.. puf! cuantas cosas, cuanto para decir, cuanto que me traen a la cabeza todas tus palabras... vengo desde el viaje.. allà en diciembre del año pasado... creo que ahora màs que nada se nota la incògnita respecto a lo que en 2008 parecia que màs que nada era lo que extrañabas. Estoy convencida de que a esas personas que tanto han sido en nuestra vida volveremos con el recuerdo siempre, y con lo que hacemos ahora, con lo que somos hoy; seguro hay mucho de aquello en vos y esta bien que no sea la ùltima vez.. (creo yo)... Porque quienes tanto grabaron en la piel con la que vamos a andar toda la vida permanecen aùn en la ausencia, nos guste màs, o nos guste menos.
Alguna de tus locuras seràn tuyas y algo de la de èl estara contigo.
Somos losss que fuimos..
UN ABRAZO, y el cafè està pendiente, sabes cuando me queda mejor? cerca del 20, que aparte de todo hay aguinaldo!, nos vemos,
Vero.

iunius dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
iunius dijo...

Que mejor que la obsesion mute en construccion. Siempre darle productividad a cada cosa.

Beso grande!

pd: no se como tendras el pelo actualmente, pero asi de largo la rulea, ciertamente (Y) (bueno,no se cual es tu acepcion del termino rulear. Si viene deribada de cierta palabra inglesa que tambien yo utilizo, entonces bien :) si no, ya me explicaras.)

Lilya Nuratis dijo...

"cada foto en blanco y negro que pudo ser captada por su obturador, esos versos Dada que siempre tienen su olor y sus síntomas, la boca de un hombre casual "

Me encanto ese fragmento! cuantas imagenes!...

besos Lil

Dolores Eidán dijo...

Crear personajes para llenar espacios vacíos, qué conocido me suena eso, está casi impreso en mí.

Saboreé el texto, me pareció exquisito.

(Sí, me voy!)

Abrazo grande, Eclipse!

Xaj dijo...

Uno se acostumbra, hasta lo disfruta, eso de pegarse con la misma piedra. Siempre la misma.

Saluditos nena eclipasada.

Xaj dijo...

*eclipsada, dice ahí. Este teclado yugular.

ÓNIX dijo...

Muchas veces hemos creído avanzar y avanzar en el camino, para darnos cuenta al final que seguimos estancados, creando imagenes y soñando con momentos, algunos hasta ya pasados y perdidos...

Nos encontramos con caras similares en personajes distintos y cuanto cuesta olvidar muchas veces...

No queda de otra, seguir creando espacios y reinventandonos a nosotros mismos...

Besos...