lunes, 5 de mayo de 2008

Poema de otro

A Francisco Benjamín

Cuando niño
aprendió
a contar
no con gemas
ni con dedos

Aprendió
a contar las
transparencias engranadas
que habitaron
desde siempre
(como la humedad)
las paredes
de su casa

Eduardo Borjas Benites

[ Publico aquí este poema de mi amigo Eduardo, de Perú, a pedido suyo y porque me pareció muy tierno. Ya tendré permiso para publicarle algunas otras cositas que tiene por ahí, realmente maravillosas.]

5 comentarios:

yo mismo dijo...

qué bonito. y qué tierno también. que bien poder venir y leer esto :)

un beso.

Jor dijo...

Amiga! decile a tu amigo que escribe bien...

Ya te voy a abrazar linda!

muchos besotes hastaeneroidayvuelta

camu dijo...

muy lindo y la verdad que muy tierno también.
cuantas más veces leo 'versos ajenos' más me gusta, enserio. yo no seré una cosa waa para hablar de poesía pero ese poema me atrapó.
bueh... por estos lados, después que calmaron las aguas vino la tormenta y la furia, o sea estoy bastante enojadita con el señor inmaduro ese del que te he estado hablando..
en fin, nos estamos viendo, sis. cuando me haga un ratito te escribo un mail.
beso grande

Xaj dijo...

Ud en la sabia difusión de poesía desconocida.

Gracias por eso.

Saluditos!

Juan Pablo López dijo...

muy muy bueno