jueves, 29 de mayo de 2008

Hace frío

Ya no quedan tardes de bancos enfrentados ni libros sobre los que bajar la cabeza en los días de lluvia. Extraño esos paseos por 18, sola, con frío, mucho frío besándome la cara a falta de otros besos.
Extraño la calavera del tiempo pulverizada por el verano, las promesas de volver, esas escapadas a aquí y allá, siempre con el bolso en mano y las ganas puestas en la playa, las olas a la derecha, las noches cayendo entre planes, tortas fritas y alguna que otra excursión improvisada.
Extraño las dos o tres llamadas madrugadoras, la poesía venida desde lejos y las reseñas de bares de otros lados hechas para mí, de esas personas hiriendo la calle mientras me desangro en esta ciudad verde agrisada.
Por estos días gélidos pasa que me dan ganas de estar ahí, hablando o en silencio, como más te guste, pero estar ahí sin las náuseas y sin esa cosa de sapo de otro pozo que me da siempre, sin sentirme el centro pero tampoco la rara. A veces, sí, a veces nada más me gustaría ser una más, pero alguien especial contigo...
Quizás por eso no tengo más nada que decir y escribo estas cuestiones sin interés alguno. Pero pasa que no puedo dejar de verme en el pasado, paradita, frágil, al borde del abismo de estos días que vienen.
Y también pasa que hace frío.

4 comentarios:

camu dijo...

'además te quiero, y hace tiempo, y frío..'
se viene con todo se cassette eh? te adoro hermani

Irina, dijo...

linda el violín de becho.

Irina, dijo...

venía de waterproof, escuchando la coanción y me equivoqué de lugar para comentar, pero, bueno... felices cumples.

Xaj dijo...

Uno siempre está al borde del abismo, sólo q a veces miramos para abajo o hacia el frente, según el estado de ánimo.

Tranqi... el frío se cura con calor, sólo hay q abrigarse un poco más por las mañanas.

Saluditos y abraxos.