miércoles, 30 de abril de 2008

Pequeña apreciación sobre un sonido

Lo que realmente me molesta son sus zapatos, la forma en que taconea.
Ni yo cuando me pongo tacos hago tanto escándalo.
Parece un cruel afán por hacerse notar, de forma agresiva y sin retribuciones.
Me molestan los taconeos ¿ya lo dije? los taconeos con zapatos bajos, eso me parece lo peor.
Navegan por la casa, se hacen notar, opacan todo destello de ternura que pueda encontrarse más arriba.
Retumban, resuenan, se presienten, se intuyen desde lejos, se acercan, te espían en su sonido molesto.
Tacos, tacos, tacos de suela dura en zapatos bajos, masculinos tacos, diminutos tacos, molestos tacos.
Toc, toc, toc, toc, toc, toc.
Pares.
Su andar sin rumbo exacto con tacos por la casa.

4 comentarios:

cami dijo...

dear dad...a mi también me exasperan..
nos tenemos que poner al día, choléi.
por estos lados van calmando las aguas..
beso grandote

Xaj dijo...

El ruido de los tacos es directamente proporcional al tamaño del ego de la personita en cuestión.

Como un antiguo ritual en el q los monos se pegaban en el pecho... pero con mas glam, viste.

Saluditos.

Quijo dijo...

yo siempre voy arrastrando los pies por los suelos....y lleve lo que lleve, hago ruido...en fins..manías raras :)

yo mismo dijo...

yo odio también el sonido de los zapatos. pero sobre todo no hay sonido más molesto que el que hacen los tacones de las niñas más pijas de la facultad paseando por la biblioteca. pero ¿sabes? luego se sientan y dejan de sonar. luego me relajo y sigo...

nada es para siempre, eso dicen.