martes, 25 de diciembre de 2007

una Navidad distinta

Perdón a los que lleguen hasta este post (si es que alguien lo hace) esperando que tire papelitos, cante villancicos y reparta felicitaciones.
No me animaba a escribir un post por Navidad. No me animaba y aún ahora me cuesta.
Esta ha sido una Navidad especial, distinta. Puedo decir que rescato cosas positivas entre todo lo malo pero seguramente será una Navidad que mucha gente que me rodea no va a olvidar.
Pero en fin, más allá de lo que crea cada uno, Navidad es tiempo de transición, de cambios, de un "sentarse y pensar". Me ha costado desear una feliz Navidad, o más bien, me ha costado procurar que sea feliz del todo.
Aunque no lo exteriorice del todo, estoy profundamente acongojada por la muerte de Gonzalito, un niño de 5 años que después de lucharla por tres días se despidió esta Nochebuena.
De a ratos me ataca la culpa de mi egoísmo y mi rabia por mis propias complicaciones de salud, por pasar la Navidad con la pierna en alto, hielo y vendas, pensando en esa familia que quedó destrozada.
Pero este tiempo de Navidad tiene algo que va curando, o al menos a eso me aferro. No es que la Navidad no tenga sentido, quizás sea que a veces pretendemos que tenga uno que no es el verdadero.
De cualquier forma, tengo que agradecer haber podido compartir con mi familia y el aguante de algunos amigos, especialmente de Volney que desde Florida me bancó toda la noche con sms, a pesar de las malditas líneas congestionadas de Ancel.
Feliz Navidad. Que lo que sea que cada uno celebre, que el motivo que cada uno ponga a la hora de decir esas dos palabras, sea algo que le dé sentido a ese compartir con la gente cercana.
Perdón por no estar tan optimista.
Sinceramente, Feliz Navidad!

1 comentario:

Jor dijo...

Paz, y que lo que tenga que ser que sea... Felicidades amiga...