viernes, 7 de diciembre de 2007

japi berzdei tu iu

un año.
si.
el blog cumple
un
año.

gracias.
a todos los que se pasaron por acá.
a los que siguen pasando.
a los que apoyan.
a los que comentan.
y a los que no.
gracias por esa presencia silenciosa
que da el estar al otro lado
de la
pantalla.
gracias.
soy
con ustedes.

(esto no es un poema. solo quería escribir un agradecimiento de forma distinta)

3 comentarios:

su dijo...

¡Felicidades! Me alegra compartir contigo la alegría del cumple del blog. Es un lugar que me encanta y disfruto. Besos y abrazos.

Juan dijo...

Opa, muchos cumpleaños seguidos andas eh? Jaz.. Bueno, supongo q felicitaciones es la palabra mas comun para este momento, pero siento como q habria q decir algo mas.. Evidentemente, con mis limitaciones q vos ya conoces no se q podria llegar a decir q satifaciera esa ansia mia de comunicarte q posta me alegra q esta pagina valla un año. Lo creas o no es un rinonsito de la red q tengo muy guardado y q me encanta visitar, tb es la unica forma de tener noticias de si seguis viva.. Yo q se, representa mucho y un simple felicitaciones no creo q lo abarque pero ta..
Se q es importante un año, pero a veces pienso, mucho mas ahora q somos "viejitos", q lo importante no es llegar al año, sino decirse por un año mas.. Asi entonces te digo, por muchos años mas!!! Besotes

Eclipse dijo...

Gracias, gracias por sus presencias incondicionales. Yo nada más dejo mi remolino de cosas, mis costumbres de letras y sinestesia, mi pequeña alma de poeta, mi proyectos, mis locuras... nada más porque sí.
Es muy gratificante que a algunas personas les haga bien pasarse, mi mente no logra comprender cómo funciona eso, así que me abandono a sentirlo, a sentirlos cerca a ustedes, a las presencias mudas que echan un vistazo cada tanto, a otros que más esporádicamente comentan y a los incondicionales de siempre, que cada tanto se enredan en mis letras sin ellos siquiera percatarse.
Me hace bien que exista gente que me anime, que me ayude a construir castillos de arena en medio de las olas, que hagan que esas manos entumecidas tengan sentido, que valga la pena estar perdida cada tanto.
Y que me hagan creer día a día que otro mundo es posible porque existen personas, nada más eso, porque existen Personas, así, con mayúscula. Eso es lo que alimenta la esperanza de luchar por lo que uno quiere. Que hay alguien al lado que comparte tus sueños, o que al menos puede ayudarte a alcanzarlos simplemente con ESTAR.
Estoy demasiado verborrágica y optimista, no sé por qué, será que el añito me dio por la chochera... no sé.