martes, 21 de junio de 2011

Por eso

Alguien llora. Debe ser el frío. Una mujer tose en la calle bajo las frazadas raídas. El ómnibus no pasa. No queremos que pase. De a poco la madrugada. Nos animamos a la risa. Nos arrimamos a una última espera.
Alguien calla. Ahora es tiempo y siempre fue tiempo. Pero el tiempo parece agua entre las manos.
Un motor se enciende. El corazón tiembla. Hay palabras que se dicen con los ojos.
Alguien llora. El amor se parece a secar las lágrimas en silencio.



"avisame que yo quiero, si pensás venir..."

5 comentarios:

Alejo Z. dijo...

A veces no tiene ningún sentido, mientras el tiempo siempre se abre paso de manera implacable.
Un abrazo,

Alejo

P.D
Una de esas últimas líneas puestas ahí, para que no se nos escape.

emiliano dijo...

huele a los días que huele a invierno en montevideo.

la mar dijo...

oh, niña.
me suenan miles de microdespedidas donde no hay palabras (y no porque falten sino porque sobran).

bello, bellísimo.
siempre es un placer leerla, desde esta otra orilla.

eMiLiA dijo...

Buena música. Buenas letras. El combo perfecto!

La última frase, uuff.

:)

Abrazo.

la mar dijo...

(acerca de su comentario en mi blog) cuando la leí supe que eran despedidas para continuar queriendo y abrazando.
En mi caso hay de ésas y de las otras, un poco más definitivas. Todas juntas y al mismo tiempo. Como la vida nos tiene acostumbrados.

Que siga la sintonía y que sobren las palabras!

un abrazo desde este lado.