martes, 24 de marzo de 2009

Count your fingers

- Tenés los brazos tan, tan blancos.
- Convengamos que no he tomado tanto sol, nena.
-¡Pero tan blancos! - decía con una voz de ensoñación que propiciaba el calor, el aire del ventilador de techo amasijando el ambiente.
Eran a medias, tumbados sobre la cama, cabeza con cabeza, en sentidos opuestos. Todavía quedaban resabios de ternura, restos de conversaciones acerca de manías varias, frases por la mitad, interrupciones a medida.
Lo que fuera que tuvieran los encontraba así cada tanto, conversando acerca de la blancura de alguna parte del cuerpo, la canas prematuras o nuevos lunares. La calma era aquello, la seguridad de arena era aquello, cinco o seis minutos, o toda la tarde, o una mañana después de quién sabe cuántas cosas.
Las palabras se arrastraban con sonrisas y la poca trascendencia de las conversaciones era una dulzura que flotaba en el aire enclaustrado del cuarto, como un perfume relajante, como una tregua con el tedio del día que acababa de pincharles los ojos.
Así quedaban, así eran, jugando a contarse los dedos de las manos en cada silencio, mirándose cada tanto y deseando secretamente un beso. Hasta que alguno hablaba de las canas, los lunares o qué tan blanca tenía alguna parte del cuerpo.


13 comentarios:

Jor dijo...

"La calma era aquello, la seguridad de arena era aquello, cinco o seis minutos, o toda la tarde, o una mañana después de quién sabe cuántas cosas."


Pfffff, sabés que cuando leí esto se me revolvieron tantas cosas.
Sos tierna, amiga, tierna y tan abrazable, a pesar de tus canillitas flaaaaaaacas.

Je t'adore

Verònica dijo...

semana de los colores para algunos.. y vos con el blanco. mirà! "el blanco perfecto" !!!... ja, precioso texto, me encanta que el tedio del dìa dè treguas asi... un besote, Vero.

g. dijo...

Me encanto este texto.
Tiene todo en esos pocos párrafos, es de una belleza suprema, realmente. Hay un ambiente, están las palabras justas; nos mostras lo que debemos ver y nos dejas con ganas de más, con ganas de "ver" un poquitín más.

Me gusto; no mucho más... pero me puse al día, ¿viste?

Besos Botija, saludos al clan y todo eso... ¡Vamos el Bolso!

Álvaro Dorian Grey dijo...

"contarse los dedos de las manos".. me ha encantado esta frase.
saludos y salud

Lucía N dijo...

Detalles pequeños, es lo que me gusta más de los relatos. Más que las grandes historias.

Grande Joplin.

Manuel dijo...

El paso del tiempo reflejado en nuestros cuerpos...

srta. Sinsentido dijo...

Debo decirte que sin muchos escribir me dejaste imaginándome toda la escena... y con una sensación agridulce.

Muchos saludos!

Silvia Beatriz dijo...

Que lindo relato y rezuma ternura hasta para el lector más desprevenido. Me encantó. Me llevó a mis largas siestas de domingo,cubiertas de risas sofocadas y tibios besos compartidos, que aún con 34 años de casados seguimos difrutando mi marido y yo.
Saludos!

Emma dijo...

wow. me gusta como escribes...

Habitarás mi ocaso dijo...

Precioso Precioso Precioso

Yo estoy tan poco inspirada... el amor a mí no me inspira, funciono a la inversa de la mayoria de los mortales. Y veo tu texto fluir y me encanta.

Besos querida

(A una amiga le encanta Janis!)

green. dijo...

nunca me gustó hablar de las blancuras, ni de los lunares, ni de las canas, no me gustan esos temas, ni esas palabras. no sé por qué, manías, qué sé yo. pero este texto me dio bastante ternura. me gustó eso de que ella parecía haber encontrado la seguridad de arena, la respuesta a mil preguntas en el hecho simple de estar ahí, en un cuarto con aire viciado, pero con él al fin.
hermosa janis, hermoso tema.


'no cuento mis dedos desnudos por no acordarme de vos.'

Dolores Eidán dijo...

Joplin de fondo y este texto.
No me queda más que dejar un suspiro.

Hermoso mujer, abrazo.

yo mismo dijo...

precioso este texto. precioso, de verdad. precioso saber que tienes a otro alguien con quien poder juntar las cabezas y hablar de cosas que no tienen nada que ver con bancos, paro o tristezas... es precioso y como decía g. ahí arriba... nos dejas con ganas de saber más.

debo ponerme al día... un beso.