martes, 11 de enero de 2011

Iluminarse


Y entonces dijo luz porque no había
y soplan las cascadas pero mares
y sienten que los hombros se les hunden
y anidan en un gesto todo el día.
Navegar se hace preciso
hincar en cualquier mar la frente, el pecho,
extender las manos a un puñado de señales,
recoger las migas, el encanto y la ceniza.
Algo habrá que introducir en los bolsillos
hasta mirar la nada, el todo soy, el sólo tengo.
Si dijo luz habló quizás de patria
de tener un sol en cada verbo.

5 comentarios:

eMiLiA dijo...

Puede que sí y tiene algo de magia el sintonizar pensamientos a distancia.

Me gustó eso de extender las manos a las señales. Es una forma de dejar de tener miedo, una especie de gallito ciego que a veces es preciso jugar.

Un abrazo.

P.D.: No había prestado atención al costado de la pantalla.

Leo:

"Incluso ahora pareciera que estamos esperando algo, que con su aparición se esfumara. El sonido de unas hojas que caen, o quizá de una sola, o menos, todavía."

Y te lo robo porque eso quiero decir en este instante.

:)

emiliano dijo...

la cadencia de cada palabra me trajo un sol de verano y cierta brisa (salada y lejana) que es esquiva a las curvas estrechas de las calles de sevilla.

un respiro, oportuno y relajante.

me encantó eclipse.

saludos.

Leonardo B. dijo...

[em cada palavra, um pouco de construção do mar, da substância marítima da palavra]

um abraço,

Leonardo B.

Lluvia Canina dijo...

una belleza, muy musical, lo leí en voz alta.

Juank dijo...

Hola, me presento, soy Juank, a veces ando por este mundo.
Solo quería decirte que me pareció muy bueno tu poema, me recordó a un buen Cortázar pero a la vez con un estilo personal.
Me rechinó al principio la palabra "patria" en el final, pero bueno, quizás las connotaciones que tienen para mí se alejan mucho del resto de poema, pero bueno, eso es problema mío.
Felicitaciones.