jueves, 24 de septiembre de 2009

Escritura automática

me demoro en lo hondo de lo hueco, en tantas sales que hacen niebla y remolonean, juegan con lo absurdo.


me quedo relampagueando costumbres. el gato pía, mientras yo le maúllo diciendo: no, no dejes que la cuerda silbe las canciones que perdimos.

ato el cordón con que antes jugabas. se desata, firme y blando. como agua escapando de mis manos. se d e s a t a.

otra niebla tapa los rieles del tren de la noche.
hay

como un sonido
ensimismándome la fiebre. recobrando parte de lo hueco.

hay
ese ruidito metamorfoseado y perenne, lo agudito en el oído que no se va
ɐʇsǝ opınɹ lǝ oɹǝd 'ɐpɐu sǝ ou ʎ
que sí
joder.


horas de vuelta y un s o s t é n, la nada
como colcha, cama elástica, me salta, me ayuda a saltar.

y una parada de ómnibus se extiende como un mar de agujas que no puedo c r u z a r. me pongo las máscaras, me subo al avión de primer plano, al territorio de ciencia ficción que se descolgó del libro de mi compañero de asiento.

me subo, nene, me regalo una canción que no dice nada. porque sin palabras puedo, también, tararear canciones. de eso se trata tararear.
te cuento.
al parecer no lo sabías y una pestaña se te cae de repente.
y se te nubla la vista, decís.
la ɐʇıɹnsɐq

basura. la basurita es como un pájaro, qué lindo, un pájaro que yo imagino s i n p l u m a s, todo cubierto de una pielcita suave.
pero hay que enseñarle a volar.
y a volver.



ɹ ǝ ʌ l o ʌ ɐ

8 comentarios:

iunius dijo...

Pero el pájaro tiene su instinto.

Me encanto.
Beso grande!

Paula Einöder dijo...

Buenísimo! Me gustó mucho.
Adelante, pues!

Chica de ayer. dijo...

Mee encanta de verdaaad (L)
un beeeso!

yo mismo dijo...

genial :) como siempre. era hora de volver, ¿verdad? hora de seguir con lo nuestro. con las lluvias, con mi cuaderno azul... con tus viajes en ómnibus.

volví. aquí estoy. un beso.

Dolores Eidán dijo...

Tenés la dulzura de los detalles, la de "una pestaña que se te cae de repente".
Tenés la fragilidad de un -andar minúsculo-, la de "un pájaro que yo imagino sin plumas".
Tenés la sabiduría de los finales "pero hay que enseñarle a volar, y a volver".

Tus pires son tan tuyos.
Un abrazo.

ÓNIX dijo...

Y esa manera tan tuya de escribir que a todos cautiva...

Genial.---...

Maca dijo...

querida eclipse
me gustó mucho tu imaginación libre
tu ruido agudito
hacía mucho que quería escribirte!!
también leí que estuviste pensando en la niñez...
nos encontraremos en alguna parte nuevamente??
firmo: remolacha...

Sole Di Pasquale dijo...

Hay que enseñarle a volar y volver. ¿Y vos cuando vas a vovler? jajaja A ver cuando te venís para la Argentinita otra vez!

Besos bonita. Siempre lindas tus palabras.