domingo, 5 de abril de 2009

Tiempo de trincheras

para estar alerta
cada un par de días me pongo a pensar que soy tremendamente egoísta.
porque me pone mal la felicidad ajena.
cada un par de días también hay gente que me hace ver las cosas de distinta manera.
me demuestran que me pone mal la felicidad ajena cuando influye negativamente en mi felicidad.
reformulo: cada un par de días la felicidad de alguien influye negativamente en mi felicidad.
para contrarrestarlo, podría suceder que la infelicidad ajena provocara cierto regocijo en mí, pero no es así, nunca es así.
de todos modos, algo no está bien.

enumeraciones varias
a) es el colmo ser amiguita de una "ella"
b) la gente me extraña de forma rara
c) hay gente que me usa y me lo demuestra con eufemismos
d) a veces, a pesar de descubrir demasiadas diferencias, se llegan a las mismas conclusiones y no somos tan distintos al otro como creemos.
e) nadie es indispensable
f) cada día me gusta más el café
g) me conmoví al ver una hoja "Tabaré" y recordar muchas cosas. (esto va a aparecer en un futuro post)
h) aunque hay gente que se canse de decirlo e intentar demostrarlo, todavía no sé cómo mierda convertir una debilidad en una fortaleza.


me canso de sostener tanto silencio
es tiempo de trincheras... hay que resguardarse.

16 comentarios:

Jor dijo...

"cada un par de días la felicidad de alguien influye negativamente en mi felicidad"


Si te vieran amiga, si te vieran el alma y vean todo el sentimiento y la bondad, y el amor y la pasión que le pones a las cosas; si te vieran como tantas veces te veo y como tantas veces te admiro, tal vez se dieran cuenta y sabrían elegir. O tal vez todo esto pasa para que cuando por fin y de una buena vez disfrutes de tu felicidad, esta sea eterna, tangible, y llena de paz.

O tal vez te amo demasiado y no puedo verte así, tantas veces.

Quijo dijo...

Buaa Eclipse!!! hoy más que nunca me siento identificada con cada una de tus palabras. Parece que cuando eres de esa forma, alrededor siempre hay alguien que se aprovecha de eso, el resto parece que no sé da cuenta de nada...y las listas enpiezan a hacerse cada vez más largas, los silencios cada día más díficiles de acallar...quizá sea como tú bien dices, y es tiempo de trincheras....ahora ....¿dónde está el hueco para resguardarse?

Un abrazo!!!!

Edu dijo...

Parece un mal generalizado, bienvenida al club.

g. dijo...

Lo leí ayer en computadora ajena.
De lo que pensé ayer, recuerdo en este momento: "Qué bueno que cada vez te gusta más el café (Recuerdo que tu casa es casa de infusiones)".

Gran texto.
Tiene algo de verdad. A veces tal vez nos da envidia la felicidad ajena. No creo que te ponga mal, pero sí envidia. Entiendo ese sentimiento, realmente.
Y esta maravillosamente narrado.

Después hablamos más... Largo y tendido.

Xaj dijo...

Lo de la felicidad ajena... es una carga que llevamos nosotros, los seres imperfectos. Confieso que yo también peco de esa gansada, estaría bueno llegar a la iluminación.

Todos somos usados, rubí, relajate por ese lado.

Abraxo.

pd. q es una hoja tabaré?

El león dijo...

al fin! no se por que extraña razon, hace tiempo que no podia postear en tu blog, me saltaba el popup de los comentarios pero no lo cargaba, bueno, hoy por fin, como veras, aqui estoy...

El tema es que siempre hay algo que no anda bien, por eso no hay que darle muchas vueltas cuando hay algo que no anda bien, simplemente hay que bienvenirlo hasta que se canse, se aburra y se vaya... atrincherate nomas, es la mejor forma de tomarselo con altura

un abrazo

Dolores Eidán dijo...

Hay lugar en tu trinchera?

yo mismo dijo...

hay que resguardarse... pero por otras cosas. el mundo está lleno de ciegos que no quieren ver aquello más cercano, aquello más grande, aquello más claro. el mundo, que es muy grande y está lleno de seres humanos, está lleno de gente dispuesta a ver en los lugares más recónditos, en las cosas más chicas... por eso a veces vale más esperar. porque a veces la probabilidad sólo nos ha dejado encontrar personas del primer grupo y muchas menos del segundo.

pero no corras y disfruta tus pequeñas cosas. ya me dijo jor. os espero en madrid, os invito a un café.

un beso, amiga.

Verònica dijo...

Vale atrincherarse, confìo en que si, es asi... desde tu trinchera podes mirar sin participar y tener màs claro que hacer al salir...
yo estoy en la mia, y me queda un tiempo...
avisame cuando leas de nuevo en alùn lado, aquel viernes no pude ir pero serìa algo lindo para mirar.. sin participar.. y quizàs verte los ojos llenos de felicidad!!!
besoT, Vero.

Habitarás mi ocaso dijo...

Querida Carito:

Espero que el tiempo de trinchera acabe pronto. No es bueno resguardarse tanto. Nunca escuchaste eso de "a los golpes se hacen los hombres" (es este caso, reemplaza el término hombre por pequeña y dulce poetisa)

Besos, y estoy a la espera de que alguna cruce el charco para compartir un rico café!

PD:Tb tengo la misma intriga que Xaj respecto a la hoja.
PD bis: Felices Pascuas!

ÓNIX dijo...

Yo creo que también yo de vez en cuando comparto tu egoísmo...


Me gustó la connotación que le diste... Muy original y muy tua... Ajá y como diablos hacemos para hacer de nuestras debilidades una fortaleza? también yo tengo ese gran interrogante...

Terapia de piso dijo...

Si descubres cómo -eso de transformar una debilidad en fortaleza- no te olvides de darme la ecuación.

Saludos.

José Roberto Coppola

Julieta dijo...

"h) aunque hay gente que se canse de decirlo e intentar demostrarlo, todavía no sé cómo mierda convertir una debilidad en una fortaleza."

ahora en serio: alguien logró eso alguna vez? realmente??
eso no existe, las debilidades se construyen sobre el dolor, y el dolor puede armar una fortaleza a tu alrededor, pero no va a fortalecerte.

Julieta dijo...

si, una gran mierda.

(esta frase merecía un comentario aparte)

te linkeo así no te pierdo
que empieces bien tu semana!


Au Revoir!

despojada dijo...

uf... comparto tantas cosas de las que has escrito.
A veces me pregunto ¿quièn dice que las debilidades tienen que convertirse en fortalezas?
cariños despojados

srta. Sinsentido dijo...

Pues yo coincido con casi casi todo lo que escribes (quitando lo del café), así que si algo no está bien, no esta bien para las dos...

Muchos saludos!!