miércoles, 10 de diciembre de 2008

Fin de (LA) semana

Calles que no pisaba desde hacía meses. Demasiados meses. Nuevas fachadas, rejas que cercan las viejas baldosas, las mismas baldosas que han extrañado mis pies.
Viejos amigos y nuevas certezas me derriten las ideas, las frases armadas losfelicescumpleaños prefabricados las anchas verdades que no necesitamos ya respirar.
Está fresco, un lindo fresco de diciembre se acomoda a mi esqueleto siempre igual, luchando por ser un escarbadientes decente más, a falta de algo mejor, parado y frágil en el viento de las cosas.
Tenía tantas ganas de escuchar ciertas voces y oler ciertos rincones y vaciar mi boca de nuevas promesas, de nuevas anécdotas y al fin todo se hace a la vez real e imposible.
Llega a término una porción de día, de vida, losfelicesdias-cumpleaños-etcéteras-misviajes se acaban, el viaje de regreso se parece mucho a volver de clases dos años atrás, cargada de dolor de piernas y amigos nuevos, guitarras y bostezos con dulce sabor a vino.
Luego vienen mis pasos interrumpiendo la siesta de un barrio ajeno. Intrusa, camino dos cuadras bajo la mirada atenta de las sillas plegables y las pelotas de los niños, espabilando el fresco que se respira en la vereda. Tengo una casa vacía en el pecho.
Y vuelvo a las grullas, a mi costumbre de hacer una grulla en cada bar, de parir en papel lo que no me atrevo a decir con palabras.
Y el día termina una semana agitada y confusa, que promete, promete pero no se atreve a cumplir.

17 comentarios:

ruidoperro dijo...

Uno, al final termina harto de que las semanas prometan y no cumplan, ¿no es verdad? Si nosotros nos comportáramos de la misma forma nos habrían expulsado de nuestros colegios, o deshauciado de nuestras casas. Pero en fin. Fantástica la casa vacía en el pecho. Yo no encuentro la llave de la mía y llevo días sin entrar siquiera para quitar el polvo.

Edu dijo...

Parece que las semanas se complican en forma directamente proporcional con la cercanía del fin de año.
La mochila se hace pesada y no me atrevo a abrirla y descargarla.

Abrazos

g. dijo...

Muy lindo texto.
Le puedo decir, Botija, que su prosa es poética. Me repetiré en las siguientes palabras, pero usted es una usina de imágenes.
Sí.
Yo vi este texto, sin dejar de leerlo.

Muy bello; Botija... Muy.
¿Un beso y una flor? ¿O un mino solitario?

Saludos.

Dolores Eidán dijo...

Tenés la increíble facilidad de hacer cruzar el charco las sensaciones que experimentás y que lleguen a rozarme sólo con una descripción.
Qué lindo todo esto.

chivilboy dijo...

que se atreva!

Verònica dijo...

Hola linda!!! ojalà que cumpla! si no en donde se quedan las promesas?? de todas maneras lo que no pudo ser trae consigo lo que si se nos da! esa es la parte que tenemos que mirar, la de las cosas lindas que nos invaden, las que llegan sin que las esperemos, sin promesas previas.. como un regalo divino!!.. no divino por Dios, jeje.. no creo mucho en el, bah.. deberia ser creo o no creo no? pero bueno, no se...
me gustò la recorrida que hiciste.. como el dia en que hablaste de las uvas hoy tambien siento nostalgia... la casa vacìa ... me llevaste a mi barrio, al que amo y volverè algun dia, Parque Rodò.. un beso, Vero.

iunius dijo...

Ahora... yo me pregunto ¿Es el dia el que debe atreverse?

Bello y nostalgico, si es que ambas cualidades pueden darse de manera concomitante.

Un beso!

Álvaro Dorian Grey dijo...

Me ha encantado, no se que más decir..
saludos y salud

Jor dijo...

Así que eso significaban las grullas...

Te adoro! quiero que llegue el viernes AHORA!

Mil besotes, Salvás Eclipse ;)

Quijo dijo...

"De parir en papel lo que no me atrevo a decir con palabras"...cuántas veces he pensado y sentido lo mismo...quizá ya van demasiadas veces..Un abrazo!!

Eclipse dijo...

ruidoperro: sí, jeje, demasiadas promesas pendientes andan por ahí y me frustra un poco. por otro lado, efectivamente siento una casa vacía en el pecho, con todas sus habitaciones, sus ruidos a bisagras sin aceitar y sus pisos fríos.

edu: sí, el fin de año es terrible, se hace tedioso, pero la mochila hay que descargarla para llenarla de cosas nuevas.

Ge: bueno, sí, lo que pongo por acá en general tiene ese carácter... la le dije, no puedo con la narrativa, es un defecto de fábrica. (prefiero el mimo solitario, o un abrazo)

Dolo: bueno, las palabras las suelto y cruzan el charco ellas solitas... tienen unas ganas!

chivilboy: si, no? ya es hora!

Vero: gracias por ver el vaso medio lleno ;)

iunius: no podés hacerme esa pregunta... ahora me quedo rumiando posibles respuestas que no sé si quiero aceptar.

Álvaro: está bien, no siempre hay que decir algo, yo aprecio mucho que te pases por aquí y me leas, de verdad.

Jor: amiga, no sé si eso es lo que significan, creo que cada una en su momento y lugar tiene intenciones distintas, pero me identifican mucho y el armarlas en esas circunstancias también tiene una significancia de ofrecer algo, justamente de "parir" lo que en el momento quiera decir, para luego hacerlo con el gesto del regalo. así doble y desdoble distraidamente un folleto de la calle.

Quijo: ah si? qué bien, compartimos manía de decir con papel, entonces?

Remolacha y Beterraba dijo...

Eclpise, qué calles sus calles, estas calles, nuestras calles...se me hace que se hacen calles cuando las pisamos y las decimos, pero en realidad siempre etán ahí.
no sé por qué esto del "ud" pero me divierte...
qué destinos sus destinos...en una de esas nos cruzamos por ahí y no nos damos cuenta...o si...
saludotes
remolacha.

Pyscho Poet. dijo...

Y siempre es viernes y está de verano.

Pero que se atreva a cumplir che!.
Saludos Carolinitah. Cuídeseme!
:)

Habitarás mi ocaso dijo...

"Y el día termina una semana agitada y confusa, que promete, promete pero no se atreve a cumplir"

Me encantó el final. A veces solo es cuestión de esperar... creo que todo llega en algún momento.

Besos.

Y gracias por tus lindos comentarios.

(Sabes que seguis el blog de un chico del que estuve enamorada. Shhh... es un secreto)

Pasajera en trance dijo...

Yo me quedo con el principio y con el final. Lo del medio lo asumo como cuando me tocó vivirlo...

Le Petit Prince dijo...

Esta semana termino, eso es bueno, pero es una cagada que mañana arranque de nuevo. Por suerte en 6 dias soy feliz, o al menos por un rato.

yo mismo dijo...

¿no escribí yo aquí? ¿ni siquiera para decirte hola? me alegro de que acabara tu semana, esa que todos los estudiantes tememos como la más dura del semestre... quizá del curso.

siempre me gusta la sensación de haber terminado porque es como si empezara algo nuevo... algo distinto. siempre me gusta acabar para, como dices, llenar la mochila de cosas nuevas.

un beso.