viernes, 28 de septiembre de 2007

necesidad de identidad para los uruguayos

Hace pocos días se dio la noticia de un documento encontrado por un historiador uruguayo que podría cambiar la historia.
"
En 1820, Artigas daba sus últimas batallas antes de exiliarse en Paraguay, donde falleció hace hoy 157 años. El general Fructuoso Rivera se había incorporado a las fuerzas de los portugueses y escribió al gobernador de Entre Ríos ofreciéndose para ir a "ultimar al tirano". La carta fue descalificada en sendos trabajos históricos de 1937 y 1944. Nunca fue incorporada al Archivo Artigas de la Biblioteca Nacional. Intereses políticos y conveniencias históricas llevaron a que el episodio no se incluyera en la historia oficial." (La República, 23 de septiembre, 2007 - AÑO 8 - Nº2677)

Autoridades estatales, de la educación y figuras políticas actuales plantean que a partir de este hallazgo (antes citado en varios trabajos históricos pero descalificado) podría plantearse un revisionismo histórico, especialmente por el tratamiento que se daría la figura de Rivera, el primer mandatario constitucional de nuestro país.

Por supuesto que las ofensas, los desengaños, vinieron a causa de las palabras de este personaje, pero en ningún momento se ha cuestionado si lo que dice acerca de nuestro prócer es verdad o no. Eso ya no importa, el uruguayo se siente golpeado ante la noticia de las barbaridades del primer presidente en su historia como nación, pero no cuestiona los actos de su prócer. Eso nunca.

Ya se sabían de algunas otras atrocidades menores de Rivera, de su característico "ir para donde sopla el viento", pero sin duda esto es inadmisible. Acaso se admiten nuevas corrupciones, verdades latentes sobre personajes políticos actuales, pero se reciben con dolor, con el dolor de una traición, la de aquellos que, lejanos en el tiempo, representan no sé qué cosa de heroico (no sé qué tendrá de heroico ser el primer presidente o acomodarse en distintos bandos según los intereses de turno)

La figura de nuestro prócer se mantiene intachable. Tanto es así que se atribuyen la afinidad a sus ideales los partidos tradicionales uruguayos (no lo comprendo, unas ideas federales con las constituidas dentro de la república), siendo, incluso, que estos nacieron como tales mucho después de que el prócer se retirara al Paraguay.

Otra cuestión es el hecho de este bendito estado tapón, con límites a la fuerza, que se identifica en su origen mucho más con las provincias de Corrientes y Entre Ríos (hoy territorio argentino) que entre el norte y sur de lo que terminó siendo nuestro paisito por aquel entonces. Artigas debería, en todo caso, ser también el prócer de Tucumán, Corrientes, Entre Ríos y otras provincias hoy vecinas que conformaron, en su tiempo, la Liga Federal.

Pero el tema que me ocupa hoy (disculpando la tan extensa introducción) es esa necesidad de identidad que tiene el uruguayo y que no es capaz de conseguirse a sí misma. Siempre estamos comparándonos con otros, acaso buscando ser mejores en algo insignificante. Necesitamos ser representados por cosas: el termo y el mate bajo el brazo, las tortas fritas, el asado y Artigas; un manojo de íconos que, de alguna forma, demuestran que somos uruguayos.
Esta necesidad de identidad (no esta búsqueda de una identidad auténtica) es lo que demuestra nuestra debilidad como nación, nuestra falta de integración y de una verdadera identidad, que no necesite una lista recetaria de elementos para que se nos identifique con algo. Muestra de esto es también ese revanchismo constante frente al argentino, que llega a la disputa feroz por elementos o personajes tradicionales.

El hecho de ensalzar a nuestro prócer (y no intento hacer una desacreditación del mismo) también refleja esa necesidad absurda de aferrarnos a algo para que nos reconozcan. En vez del revisonismo constante o el aceptar ciertos hechos pero cuestionando su inmutabilidad, preferimos armarnos un mundillo artificial donde buscamos ser nosotros mismos. ¿Lo conseguimos?

Creo que es posible que cada nación necesite de una identidad, porque todos necesitamos sentirnos parte de algo. Pero considerando nuestra realidad histórica, vivimos marcados por ese estado impuesto por una convención (e incluso, para colmo de barbaridades, no festejamos nuestra independencia, como lo que es el estado actual, en el día en que verdaderamente lo fue, 4 de Octubre de 1828) y llevamos como una carga, que transmitimos de generación en generación, los íconos sin los cuales, definitivamente, no somos uruguayos. ¿Por qué?

Ahora, esto del revisonismo histórico... ¿qué identidad vamos a tener si damos piedra libre a quienes escriben la historia oficial? ¿acaso somos lo que se deja cuenta en los libros? ¡Dios me libre! Espero triunfar en la Literatura y aparecer en otros libros.

Para leer sobre este hecho:
http://www.larepublica.com.uy/lr3/larepublica/2007/09/23/politica/276139/rivera-quiso-matar-a-artigas-a-quien-tildo-de-monstruo-despota-anarquista-y-tirano/
http://www.larepublica.com.uy/lr3/larepublica/2007/09/25/comunidad/276399/se-debe-hacer-un-revisionismo-historico-sobre-la-figura-de-fructuoso-rivera/
http://www.espectador.com/nota.php?idNota=105082

2 comentarios:

meirlauquen dijo...

Eclipse :
Los argentinos en general , y los patagónicos como yo en particular ,tenemos el mismo problema de identidad difusa .
Ni siquiera estoy seguro si somos criminales o patriotas , porque valientemente nos independizamos DE ... , pero miserablemente masacramos A ...
Finalmente , creo que nuestra única identidad es la Búsqueda y/o Construcción de la misma .

Meir.

Juan dijo...

Hola Tefi, q haces? todo lindo? Al fin termie los parciales!!! Yupiii... Ahora tengo mi supervacaciones de un findesemana antes de volver a empezar el lunes, Snif snif.. Como sea, como te llevan esas revisiones y eso? Escribirme un mail cada ponele, tiremos algo, un mes, contandome q estas viva, no creo q te dañe, jaja... Una cosa importante, ¡No te metas con la torta frita y el mate porque se quema todo! Jaja..
Leyendo esto me reia.. Ahora te explico por que: la cuestion es q mi maestra de escuela maba a Artigas y creia q todos sus actos eran incuestionables y todos heroicos, asimismo odiaba a Rivera. En la escuela tenia historia martes y jueves, dichos dias se dedicaba a alabar a Artigas y a putear a Rivera. Lo q me causo gracia es q si llegara a leer esto tuyo, en lo cual insinuas q no es perfecto o q no es la identidad uruguaya o no tiene por q serlo, aunque no desacredites ninguno de sus actos, seri divertidisimo ver a la vieja roja y mirandote con odio.. Creeme q muy divertido.. Estaba media pirucha, jaja..
Y hablando de la identidad, q tema.. No se, creo q esta bien buscar una identidad, pero creo q antes q nada, para identificar al uruguay, el uruguayo se tiene q preguntar con q se identifica el, si no se identifica el mismo, menos va a identificar a su pais.. Asimismo creo q a veces no es necesario llenarse de simbolos y personajes historicos para ser identificado, yo creo mas en el presente q en el pasado, no lo desprecio ni le resto importancia, pero creo q uno se identifica mas con lo q uno es hoy, con lo q uno hace hoy y con lo q uno piensa hoy...
Bueno te dejo un besito, no te atomizo mas, pedasito de texto me mande, raro en mi, cuidate...

PD: Veo q ahora te escriben muchas personas, incluso de otros paises, no solo en este post, ya van varios.. Cuando seas famosa acordate de tu amigo Juan, jajaj, mas besos, chauuuuuuuuu