miércoles, 6 de julio de 2011

Estonoibaaserasí





Entonces no se trata de ser original, sino de ser legítimos. Y nos miramos a los ojos comprendiendo que ya estábamos del otro lado. Una se va con el corazón seguro, confiando en la legitimidad de sus búsquedas, confiando en el esfuerzo colectivo y viéndose como en un espejo en las miradas de los otros.


Desprecio notablemente a los sofistas, a los que aman la retórica al punto de copular con ella sobre las barras de los bares, sintiéndo que su cara, como la del reflejo de Narciso en el agua, está en el de su interlocutor.

Te quiero porque no querés convencerme de nada. Te quiero porque me convencés de tanto, si querer...


(y esto comenzó tratándose de la satisfacción del trabajo cumplido antes de un viaje...)

7 comentarios:

susy luk dijo...

muy buena labor cumplida!
:)

·Geo·ligne· dijo...

*

Ufff..

Entonces no se trata de ser original sino de ser legítimos

Y me mataste con eso. No lo había pensado, gracias ;)

Y más también me gustó lo de "Desprecio notablemente a los sofistas, a los que aman la retórica al punto de copular con ella sobre las barras de los bares, sintiéndo que su cara, como la del reflejo de Narciso en el agua, está en el de su interlocutor.." (La realidad de un pedante debería llamarse ese exquicíto fragmento, me encantó la sucinta y disparadora forma de decirlo)

Realmente ... muy bueno.
:)

"ahí se ven, viejo" ;)
Hasta prontito wiiiiiiiiiiii.
Abrazo grande.

emiliano dijo...

bien!

eMiLiA dijo...

El segundo párafo es para un aplauso sostenido.
A veces quisiera una dosis mínima de retórica de barra. Me cansa el claustro auto impuesto.

Gusto de leerte. Siempre.

Abrazo.

Scarlett DuBois dijo...

Buenas reflexiones todas. O quizás lo diga porque concuerdo en un 100% con lo dicho. ;)

Fd. dijo...

Coincido con el ombligo parlante de acá arriba: me encantó el segundo párrafo. Yo soy más amigo de Sócrates y de la policía que de los sofistas.

Camila Abril dijo...

asi se habla...