martes, 10 de junio de 2008

En la escuela

En la escuela
él era gordo
y yo fea.

Los piratas de la luz
esconden las alfombras
bajo las que uno siempre
barre
el polvo.

Los piratas de la luz
hacen un poco de ruido
por la mañana
a falta de gallo
y despertadores.

Esa costumbre de desván
me desolla los ojos.
Las fotos blanquísimas
las caras las túnicas los portones el camino los padres el kiosco.
Los barcos de los piratas
de la luz
me quieren lanzar por la borda.

Tengo una vida
tal vez no es mucho
no se parece
como debiera
a los dibujitos con crayola
pero aunque me falta
un perro fiel
y quisiera más horas
es mía.

Por las noches pongo trampas
para atrapar a los piratas
de la luz
a los fantasmas
de los roperos.
Los busco con ojos prestados
y propios
mientras los hombres saltan
de alma en alma.

Nunca consigo
atraparlos
(¡si supieran de mis buenas intenciones!)

En la escuela
él era gordo
y yo fea.

Mayo 2008

6 comentarios:

Xaj dijo...

Que suerte que las cosas a veces cambian.

Saluditos y abraxos.

Eclipse dijo...

a veces...

Quijo dijo...

Todo cambia...incluso nosotros...¿o sólo cambia la forma que tenemos de ver las cosas?? Un abrazo!

camu dijo...

perdón mi ignorancia pero no caché mucho...
excelente lo que leí ayer en el blog ese que me pasaste, muy bueno..
en fin, a estudiar se ha dicho
y a ponerse las pilas con el cassette.
a mi me vienen ideas, pero en verdad no sé exactamente qué subir.. después te explico
uuuh y tengo una para contarte así que después hablamos
te quiero, hermani
beso

Jor dijo...

Coincido con vos amiga... Aveces... :)


Un beso grande como Montevideo y Parana juntos.

Juan Pablo López dijo...

(suspiré...)